Semana complicada. Días en los que me invade la nostalgia…

Mi tristeza, estos días, suele aguantar escondida hasta la noche, voy resistiendo bien durante el día, fingiendo normalidad con mis rutinas y mis horarios, buscando estar ocupada y sabiendo lo que debo hacer a continuación… hasta que llega la noche, ¿quién es capaz de esconder la tristeza por la noche?.

Y después están las fechas, ciertas fechas… entonces, la tristeza aparece antes, y me invade desde primera hora de la mañana. No poder contener las lágrimas y sentir una nostalgia infinita…

Los momentos duros tienen un poder mágico: te hacen comprender lo infinitamente rica y maravillosa que es la vida, y que muchas cosas que nos preocupan no tienen la más mínima importancia. La felicidad que se esconde en un momento cotidiano, habitual y sencillo… De repente, darías lo que fuera por revivir ese pequeño momento cotidiano, ese momento que no sabías que era felicidad en esencia…

Creo que, en estos días, todos hemos sentido nostalgia de algo…

Quienes hemos perdido a una persona importante en nuestra vida, es inevitable sentirnos tristes pensando en ella… Y, en cualquier caso, la nostalgia de momentos que teníamos, nostalgia de compartir, nostalgia de abrazos, … Nostalgia que nos invade sin querer y que se mezcla con el sentimiento extraño de incertidumbre sobre el futuro próximo.

No suelo ser una persona nostálgica, ¿tú lo eres? No creo que hablemos mucho de nostalgia y, sin embargo, tengo la sensación de que, estos días, la nostalgia nos ha abrazado de un modo más intenso.

Nostalgia

No puedo evitar “bucear” un poquito sobre ella. ¿Qué es exactamente la nostalgia?, ¿por qué aparece son esta fuerza en determinados momentos?

La definición de la RAE, en su segunda acepción, la define como “tristeza melancólica originada por el recuerdo de una dicha perdida”.

Etimológicamente, nostalgia es una palabra que proviene de los términos griegos nostos –’regreso’, ‘volver a casa’– y algos –’dolor’–, es la pena causada por el deseo incumplido de retornar al hogar.

El extraño y sorprendente origen de la nostalgia

En términos médicos, la nostalgia fue descrita explícitamente por primera vez en 1688. “Hay muy pocas palabras que tengan una fecha de nacimiento, pero la nostalgia es una de ellas. Fue el 22 de junio de 1688: l día en que Johannes Hofer, un joven de apenas diecinueve años, presentó su tesis preliminar en la Universidad de Basilea. Contra todo pronóstico, la nostalgia no la inventó un poeta, sino un médico. Aquel texto llevaba por título «Dissertatio medica de nostalgia oder Heimweh»”. Así lo cuenta el artículo “El extraño y sorprendente origen de la nostalgia”.

Hofer utilizó el término para describir la añoranza por el hogar que embargaba a los soldados de su país que luchaban fuera. Entre los síntomas físicos y psicológicos que sufrían, figuraban las taquicardias, los ataques de llanto, el insomnio y el miedo, de ahí que Hofer lo definiera como una “enfermedad neurológica de causas esencialmente demoniacas”. Su tesis levantó polémica y no todo el mundo admitía que existiera realmente esa enfermedad a la que denominaba nostalgia. Y, así, fueron apareciendo otras teorías sobre la nostalgia. Nostalgia como enfermedad…

Cambio de perspectiva a partir del siglo XX

El sociólogo norteamericano Fred Davis la describió en 1979 como “un anhelo sentimental por personas, lugares o situaciones que nos hicieron felices en el pasado”. Estableció así la definición moderna del concepto. Después de muchos años en los que se consideró una enfermedad o un estado de ánimo negativo, se producía un giro en su consideración, y Davis exponía los efectos positivos de la nostalgia, señalando que produce bienestar y ayuda a dar significado a nuestra vida.

De hecho, unos años más tarde (2008) se publicó un experimento, en el que se les pedía a los participantes que pensaran en su propia muerte y que respondieran preguntas como: “Describa brevemente los sentimientos que le surgen al pensar en su propia muerte”.

A partir de las respuestas, los participantes fueron clasificados según una escala que representaba con cuánta fuerza pensaban que la vida tiene un significado. Buscaron posibles correlaciones con distintos aspectos. Y descubrieron que las respuestas variaban según el grado de nostalgia de las personas.

Los investigadores descubrieron que aquellas personas que dijeron ser más propensas a tener pensamientos nostálgicos -en comparación con la media- no se vieron afectadas por pensamientos negativos sobre su mortalidad. Al igual que el grupo de control, consideraron que la vida tiene un sentido.

Cuando hicieron un seguimiento de los experimentos, los expertos determinaron que las personas más propensas a la nostalgia tenían con menos frecuencia pensamientos persistentes sobre la muerte. Además, eran menos vulnerables a los sentimientos de soledad.

Por lo tanto, la nostalgia difiere mucho de la debilidad o la indulgencia. Los investigadores la llaman un “recurso para dar significado”, una parte vital de la salud mental.

La nostalgia actúa como un almacén de emociones positivas en la memoria, al cual podemos acceder conscientemente, y tal vez también recurramos continuamente durante nuestras vidas para reforzar nuestras emociones.

Esos profundos sentimientos sobre el pasado nos ayudan a afrontar mejor el futuro.

 

Un recurso que conecta con las emociones

Las emociones están a flor de piel en medio de la pandemia.

Estamos inmersos en una etapa difícil, convulsa, inesperada y muchas veces angustiante. La incertidumbre por cómo será la nueva normalidad nos afecta, con los sentimientos más a flor de piel. Con una visión de nuestra escala de valores mucho más enfocada de lo que está habitualmente.

La nostalgia nos muestra aquello que es realmente importante.

Es algo, por tanto, que habrá que tener en cuenta a la hora de pensar en qué es necesario mejorar. Es un recurso que debe ser tenido en cuenta. He visto estos días muchos anuncios que utilizan el recurso de la nostalgia, es evidente que los buenos publicistas han recurrido mucho más al mundo emocional estos días, y que eso hace que logren conectar mucho mejor con nosotros.

Convencida de que es algo que debe ir más allá de la publicidad y ser tenido muy en cuenta en el ámbito de la innovación.  Descubrir qué es valioso para las personas, conectar con lo que constituye el propósito de la vida es algo enormemente poderoso.

Valorar lo que de verdad importa.

Decidir cómo queremos vivir cuando pase el tsunami.

Nostalgia….

Siempre hay días felices que recordar, y cuánto peor estás, más felices parecen los días del pasado.

Nunca imaginé que un momento en casa, de un día cualquiera, sin nada especial… pudiera ser algo tan maravilloso.

Y, cuando intento distraer mi atención a otras cosas, y me decido a ver en Netflix mi capítulo de hoy de “La casa de papel”… va, y empieza el capítulo con Tokyo diciendo:

Eso es la nostalgia…

descubrir que las cosas del pasado

que entonces ni siquiera sospechabas

que eran la felicidad…

sí lo eran

 

Sin duda, la mejor definición de nostalgia del día. Acompañada de la banda sonora perfecta…

es increíble descubrir esas casualidades que suceden a veces…

 

Days like this

     Well my mama told me…

     there’ll be days like this

 

Y esta es la versión de la banda sonora de “La casa de papel”, con el audio mejorado y la letra de la canción (imprescindible)