¿Cuál es la mejor edad para emprender?

Lo que nos muestran los estudios empíricos.

 

Termina una semana intensa, sin parar en lo profesional, entre clases en distintas universidades -en la Universidad Europea de Madrid, en OBS Business School y en la Universitat de Lleida-, participación en un programa en TV para hablar de liderazgo femenino y maternidad y asistencia al Consejo de Administración de este mes. Es una suerte trabajar en lo que me apasiona, termino la semana feliz.

Y, en lo personal, cumpleaños de mi hijo mayor -nació el 18 de marzo-, celebrado a distancia, pero igualmente especial… ¡es increíble lo rápido que pasa el tiempo! Él ya en la universidad, iniciando una etapa fundamental en su vida, orgullosa de ver su evolución y su crecimiento.

Al pensar en su cumpleaños, reflexionaba sobre las etapas en la vida y sobre los prejuicios de la gente sobre cada edad. Siempre me ha ‘chirriado’ un poco que la gente ponga etiquetas a todo, y den por sentado lo que debes y lo que no debes hacer en cada momento.

Cuando hablo de emprender, por ejemplo, mucha gente me dice que ‘eso es para jóvenes’. Sin embargo, mi propia experiencia y la de los proyectos que mentorizo de grandes profesionales que han decidido pasar a trabajar por su cuenta me muestra que emprender no es un territorio reservado a los jóvenes.

Sabes que ante suposiciones que me parecen infundadas, me encanta buscar información científica, contrastada y sólida, para ver si realmente esas suposiciones tienen algún fundamento o son totalmente erróneas.

 

¿Cuál es la mejor edad para emprender?

El estereotipo de emprendedor/a de éxito de entre 20 y 30 años puede no ser tan preciso como creemos.  

Para conocer qué nos dicen los estudios científicos sobre cuál es la mejor edad para emprender, hoy traigo los resultados de un estudio realizado por la American Economic Association sobre la edad de los emprendedores y su relación con el éxito de los proyectos: “Age and High-Growth Entrepreneurship”. Los autores, Pierre Azoulay, Benjamin F. Jones, J. Daniel Kim y Javier Miranda, han investigado sobre el perfil de los emprendedores de éxito en el mundo de las startups.

El estudio se ha realizado en Estados Unidos, utiliza datos administrativos censales para identificar la demografía de las empresas y de sus fundadores y para rastrear el desempeño de sus negocios a lo largo del tiempo.

En sus conclusiones, el estudio muestra los siguientes resultados:

Como puedes ver, la edad media de los emprendedores en EEUU en el momento de iniciar sus nuevos proyectos supera los 40 años.

Si observamos la representación gráfica de la media, podemos comprobar con claridad este dato. En azul está el promedio de edad de los emprendedores -en el momento de fundar el proyecto- y en rojo podemos observar el promedio de edad de los emprendedores de las empresas con una mayor tasa de crecimiento -y observamos cómo en este caso como la edad es ligeramente superior-:

 

Un estudio interesantísimo, que nos muestra como algunas de sus conclusiones que:

La edad promedio de los emprendedores -en el momento de iniciar el proyecto- en EEUU supera los 40 años, en todas las zonas y en todos los ámbitos de actividad.

Un mayor sueldo previo de la persona emprendedora aumenta la probabilidad de éxito del proyecto.

Haber tenido éxito previamente en la carrera profesional mejora la probabilidad de éxito en el proyecto emprendedor.

La edad con mayor probabilidad de éxito para emprender es a los 60 años.

 

Si, un dato que llama poderosamente la atención: 60 años, tal y como muestra el gráfico del estudio:

 

Dentro de los trabajos que analizan los factores de éxito de un proyecto emprendedor, este estudio se ha centrado en la edad del fundador, algo que a menudo se ha considerado un predictor clave de éxito empresarial. El estudio descubre que la edad predice el éxito, y de forma clara, pero en sentido contrario a la opinión general.

Los hallazgos del estudio son consistentes con las teorías que indican que determinados recursos clave -como el capital humano- se acumulan con la edad.

 

Que la edad no condicione tu vida…

No dejes que te convenzan de que tener más edad es algo negativo. La edad también suma muchos puntos positivos. Tu experiencia, tu conocimiento, tu intuición… ganan con la edad y son aspectos muy importantes cuando decides impulsar tu propio proyecto.

Que la edad no condicione tu vida… pensando que debes seguir con patrones y modelos preestablecidos.

Si te quedan ilusiones por materializar, que la edad no sea la excusa.

A cierta edad, pesa tanto lo que has hecho… como lo que no.

Así que, no te quedes con las ganas y anímate con todo eso que te queda por hacer, ya conoces mi ‘grito de guerra’: ¡Vamos!

No dejes de estar en Beta permanente:

no dejes de aprender continuamente,

de ilusionarte con nuevos proyectos,

de disfrutar de tus relaciones…

y de pensar “sí tengo edad para eso”.

 

Esta semana, inspirada por una canción -de hace unos años-, que sonó por sorpresa en la radio de mi coche:  ¿Y qué más da…? si son cosas de la edad

 

 

Por qué la gente

se quiere inventar

cien mil razones para…

hacerte cambiar

 

.