NORMAS SOLO PARA CHICAS

 

Siempre he sentido que la sociedad te impone una enorme presión para que sigas determinados patrones, lo he escrito en muchas ocasiones, y sinceramente creo que esa presión es especialmente exagerada en el caso de las mujeres. Qué debe hacer y qué no debe hacer una chica. Un montón de normas no escritas, pero perfectamente conocidas e impuestas de forma velada y contundente.

 

Las medidas de ‘mujer ideal’

Entre estas normas para chicas, las normas sobre tu físico. Cómo debe ser tu físico y cómo debes mostrarlo. La norma es clara, no te voy a contar nada nuevo: delgada, muy delgada, que tenga “un buen escote”, piernas largas, pelo largo, …. Un físico que nos muestran a todas horas en revistas, series, televisión, redes sociales… todas las modelos siguen el mismo patrón: un cuerpo prácticamente anoréxico (¿talla 34?), o un cuerpo muy exuberante.

Y no todas las mujeres somos así.

Siempre me he sentido lejos de ese ideal. En algunas épocas de mi vida, he vivido con muchos complejos, me he sentido mal por tener un físico fuera de ese estándar. Consciente de que mi físico tiene unos kilos de más respecto a la mujer 10, he pasado muchas épocas de mi vida haciendo dieta, vigilando siempre -ya que subo de peso a la mínima que dejo de tener cuidado- y aunque llega un momento en tu vida en el que te aceptas y te gustas como eres, te confieso que me cansa ver siempre ese mismo prototipo de belleza, como si no pudiera haber muchas mujeres bellas fuera de ese prototipo, aunque no usemos una talla 36, aunque no tengamos un culo perfecto, aunque no …. Y es curioso como en los hombres se lleva ‘ser fofisano’, pero atención, solo ellos, que esta sociedad es así de permisiva con ellos y así de exigente con nosotras. 

La presión por seguir determinadas normas es enorme, y es un hecho absolutamente generalizado. He podido escuchar declaraciones de Kate Winslet sobre el bullying que sufrió en la adolescencia, ella misma ha contado “Yo siempre me comparaba con otros, me hicieron bullying en la escuela. Me llamaban blubber (grasa de ballena) y me gastaban bromas porque quería ser actriz. Me encerraban en el armario y se reían de mí. No era la más bonita y me decían que sería afortunada si me conformaba con los papeles para chicas gordas. Todo ello me hizo sentir horrenda”.

También lo he leído de Patry Jordan, la entrenadora virtual más famosa, que ha reconocido “me critican porque tengo un canal de deporte y no estoy delgada como un palo” y que recibe mensajes del tipo ‘‘tienes el culo gordo’’. Cuenta que uno de sus estímulos está relacionado con su condición de mujer: “me gusta ayudar a otras chicas a sentirse seguras y a aceptar su cuerpo”.

Creo que hay que contar la realidad de lo que sucede y no permitir ciertas presiones. Creo que hay que promover un baño de realidad en las campañas publicitarias y en los desfiles, es de dominio público que las modelos son presionadas a no comer en los días previos a los desfiles y deben estar en un peso claramente por debajo del recomendable, algunas modelos han denunciado públicamente las presiones que sufren. Creo que deberíamos reclamar más realidad. Realidad como la de las campañas que hace Dove.

En algún momento he pensado que maduraríamos como sociedad y que todo esto se iría terminado, viendo alguna de estas campañas, viendo que las grandes marcas empiezan a poner a alguna modelo con físico real en sus campañas… pero la realidad nos está mostrando que, lejos de reducir esta presión, cada día se incrementa.

Como muestra, algo sucedido estos días.

 

Normas para decidir qué es ‘ropa inadecuada’

Noticia de hace pocos días.

Mi hija me cuenta lo que ha sucedido esta semana a la selección femenina de balonmano de Noruega… yo desconocía la noticia, así que empiezo a leer.

“El combinado escandinavo ha sido multado por usar ‘ropa inadecuada’”

Y al leer lo sucedido, descubro que la ‘ropa inapropiada’ es utilizar mallas en vez de un bikini que tape máximo 10 centímetros (si miras con una regla lo que son 10 cm., te darás cuenta de lo poco que les permiten taparse). Las han multado por llevar mallas (un pantalón corto) y por no seguir las normas que marcan el uniforme reglamentario, unas normas que parecen sacadas más de un manual de ‘Playboy’ que de una federación deportiva.

El desafío de esta selección femenina al usar pantalón corto en vez de un bikini, les ha costado una multa de 1.500 euros y la amenaza de que, si persisten en su comportamiento, serán expulsadas. La Federación Europea de Balonmano ha sancionado al conjunto escandinavo por no llevar la indumentaria reglamentaria en el encuentro por el tercer puesto que perdieron ante España del Campeonato de Europa.

Transcribo el texto de una cuenta cuenta de Twitter que lo expresa muy bien en pocas palabras, aunque es fácil encontrarlo en diversas cuentas de las redes sociales:

 

«Os presento a la selección femenina de Noruega de balonmano playa. Querían jugar así vestidas el Campeonato Europeo, pero les han obligado a llevar bragas de bikini en lugar de shorts, bajo amenaza de ser descalificadas. Porque eso es lo importante: que se les vea el culo.

En la segunda imagen podréis encontrar las siete diferencias:
Arriba el uniforme reglamentario para los equipos masculinos y abajo el de los equipos femeninos.

El reglamento sobre la indumentaria femenina dice que tiene que ser un top corto, sin mangas, con la barriga al aire y la parte inferior con diez centímetros como máximo en su parte más ancha.

Y si me dijeras que ellas están más cómodas jugando así, pues genial. Pero resulta que el equipo de Noruega ha pedido el cambio porque se sienten sexualizadas y les incomoda jugar así, sobre todo cuando están menstruando.

La Asociación Europea de Balonmano primero las amenazó con sanciones económicas y las jugadoras estaban dispuestas a pagar la multa de aprox. 5000€ con tal de jugar cómodas. Pero luego han tenido que desistir porque han sido avisadas de que serían descalificadas si jugaban así.”

 

¿Te lo puedes creer?

Me parece absolutamente abominable, inaceptable, vergonzoso y fuera de lugar.

En pleno siglo XXI encontrarte con un caso así es sencillamente increíble.

Una normativa absolutamente sexista. Las jugadoras afirman que no se sienten cómodas con el ‘uniforme reglamentario’, que se sienten desnudas y observadas.

Es posible que a alguien este caso le pueda parecer anecdótico y poco trascendental, sin embargo, en el fondo, nos deja entrever ideas muy discriminatorias en cuestiones de género, autoridad y derechos de las personas. A mi me parece una muestra más de algo que está sucediendo todos los días, en todo el mundo.

 

Normas inaceptables

Normas impuestas a chicas que son inaceptables.

Reglamentos que se deben ser cambiados ya.

Se trata de rechazar una cultura sexista, se trata de exigir que todos los cuerpos, sin importar su apariencia o su edad, sean tratados con respeto y dignidad.

Se trata de acabar con esas imposiciones “belleza real”. Porque la belleza real de una mujer no se mide en tallas.

Y acabar con imposiciones asquerosas como la de la indumentaria oficial en el balonmano playa. 

¿Conseguiremos algún día una sociedad menos superficial y que no presione sobre el físico de las mujeres?

Sinceramente creo que ya va siendo hora de que tod@s pongamos de nuestra parte para que esto acabe, alzar la voz cuando algo no está bien, penalizando a las organizaciones que siguen perpetuando esos arcaicos patrones, valorando a las organizaciones que realmente creen en las mujeres y las ponen en valor. Como sociedad debemos denunciar las situaciones denigrantes como estas. Y como personas, debemos cambiar el chip. Debemos dejar de ceder a este tipo de presiones,

Cada una de nosotras tenemos nuestro cuerpo y todas tenemos algo bonito que nos hace brillar. 

Buscando el difícil equilibrio entre lo que crees que las personas esperan de ti y lo que necesitas de ti misma… tal vez, la respuesta a esa búsqueda siempre es: sé tú. 

No malgastes energías en sentirte mal, en fustigarte ni en castigarte por no tener el cuerpo 10 que nos impone la sociedad, y dedica tu energía a quererte y a valorar todo lo bonito que hay en ti.

 

Hoy la canción, de Meghan Trainor, una mujer con un físico que la ha acomplejado muchas veces, como ella mismo ha contado…

All About That Bass

You know I won’t be no stick-figure
Silicone Barbie doll
So, if that’s what’s you’re into
Then go ahead and move along

 

.