Pensar en voz alta no es de locos… o al menos, así lo indica el psiquiatra Luis Rojas Marcos en su libro “Superar la adversidad. El poder de la resiliencia”. Hablar contig@ mism@ en voz alta es útil para pensar mejor, tomar decisiones y es una forma de rebajar la intensidad emocional cuando las circunstancias te desbordan.

Y es que a veces me resulta inevitable pensar en voz alta.
En esta vida, puedes decidir seguir caminos preestablecidos o puedes crear el tuyo. Soy consciente de que suena bonito, pero ten claro que no resulta nada, nada fácil. Las formas prediseñadas de actuar están socialmente aceptadas, son lógicas para la mayoría de las personas, es “lo que tienes que hacer”…  pero si te sales de ahí, empiezan a aparecer las críticas o las recriminaciones… y algunas son de las que duelen especialmente.
Emprender un proyecto profesional requiere mucho trabajo y es imposible crearlo desde la soledad de un ordenador en un despacho.
Emprender va de compartir y va de personas…
Para emprender es necesario explicar tu proyecto, tu planteamiento, tus objetivos, compartir, conocer otras opiniones, otros proyectos… Al compartir, conoces a otras personas, algunas con inquietudes similares, otras que están interesadas en lo que haces,  conoces también a grandes personas que te ayudan desde la generosidad de los grandes… y tu pequeño mundo se va ensanchando de una manera increíble. Siempre he considerado que este proceso es necesario, es enriquecedor y es el que te empuja.
Pero… ¿cómo puedes compartir algo con alguien que has conocido en las redes sociales?
Sin embargo, no todo el mundo lo ve así. Y te conviertes en el blanco de las críticas. No todo el mundo entiende que puedas llegar a tener un círculo de amig@s que has  conocido en las redes sociales y, así, te  pueden dejar caer algo así: ¿cómo puedes hablar con alguien que has conocido en las redes sociales?,  junto con la correspondiente mirada despectiva, claro.
Me pregunto qué diferencia existe entre conocer a una persona en las redes sociales o conocer a una persona en una cafetería. Una persona es mala por el mero hecho de estar en las redes sociales?  Existen personas horribles en todas partes, igual que he conocido personas maravillosas fuera y dentro de las redes sociales… me niego a creer en este prejuicio. Estamos viviendo un cambio de época que puede ser difícil de asimilar para algunos, el mundo nos acerca a muchas más personas… ¿no podemos ver el lado positivo en ello?
Pensando en voz alta… creo que si, que voy a intentar que me afecten menos las criticas y voy a seguir agradeciendo a mi entorno 2.0 todo lo que me aporta… un mundo que acaba siendo 1.0, que acaba siendo real siempre en algún momento, por suerte.  Y es que ya es hora de dejarnos influir menos por los demás. Puedes ser lo que quieres ser y no lo que otros quieren que seas. A pesar de esas miradas de recriminación que sientes cuando eres diferente, tú decides tu camino.
Aunque para pensar en voz alta…   nadie como Ed Sheeran  -mejor pensar en cosas bonitas y no dejar que nos roben la sonrisa-.