En estos días, es inevitable mirar la agenda y sentir un poco de pena por todo eso que estaba planificado y que no puede ser. No he querido borrar de mi agenda lo que tenía planificado, y he ido viendo en estos dos meses, día a día, dónde estaría si la situación de pandemia no hubiera cambiado totalmente nuestros planes. Hay muchos proyectos que me hacían especial ilusión y que no han podido ser…  he recordado especialmente estos días las presentaciones de mi libro que estaban previstas en varias ciudades. Mis últimas presentaciones del libro fueron a principios de marzo, en Caracas, y no puedo tener un recuerdo más bonito.

A partir de ese momento, los eventos presenciales pasaron a no ser posibles, aunque ello no evita que siga con una ilusión enorme por hacerlos y que, en cuanto sea posible, estaré con mi libro en Villena, Sevilla, Valladolid, Vigo y Palma de Mallorca… ¡seguro!

Los eventos presenciales no son ahora posibles, pero eso no debe impedir que se pueda presentar el libro por otras vías.

Escribía la semana pasada que debemos despedirnos de todo aquello que no puede ser y sustituirlo por otras opciones que son necesarias, no podemos perder la ilusión por nuestro trabajo ni ser derrotistas y pensar en que este es un momento de parálisis total.

Es momento de buscar alternativas, de cambiar planteamientos y modos de hacer para conseguir un mismo propósito, activando nuestra “mentalidad startup“.

Encontrar otras vías para dar a conocer “¿Somos malas madres?”… desde casa.

Por ello, aunque esas presentaciones del libro han quedado pospuestas, han sido sustituidas por otras formas posibles para dar a conocer el libro:

    • en eventos online como el de la semana pasada “Top Women Talks”, con 400 personas inscritas, y del que os hablaba en mi post anterior, mil gracias por haberlo leído y compartido tantísimas personas el post, fue un exitazo gracias a ti y a tod@s l@s que me leen
    • a través de un MOOC para explicar este nuevo paradigma de la maternidad en positivo, del que próximamente te podré dar más detalles y la fecha de su publicación
    • y a través de una conversación en forma de postcast, una forma diferente y extraordinaria de compartir mi libro, mi primera vez en un podcast, pero seguro que no será la última.

 

Podcast INVIVEN

En estas semanas de confinamiento, he tenido la suerte de que me entrevistara Rosa Montaña para su programa INVIVEN. Rosa es una profesional extraordinaria con muchas inquietudes, médico, sexóloga, directora del Máster de Sexología de la UEMC y directora de la Clínica Hedner. Sus podcasts de la tribu INVIVEN se han posicionado como los más escuchados en desarrollo personal, y es que realmente son súper interesantes, te los recomiendo encarecidamente, y la comodidad de poderlos escuchar mientras haces otra cosa los convierten en un modo muy práctico de aprender de la mano de grandes expert@s.

En solo 7 días desde su publicación, lo han escuchado ya más de 3.600 personas y sigue subiendo… es evidente que es una extraordinaria manera de dar a conocer mi libro.

Hoy, te invito a escucharlo, porque es una conversación maravillosa con Rosa, que encontrarás en este link:

      PODCAST INVIVEN – Marta Grañó y las buenas madres

 

La presentación que hace de mi libro y su temática es la siguiente:

“Marta es una gran gestora de personas y hoy quiere romper muchas creencias erróneas acerca de las madres a las que les apasiona su trabajo: la maternidad positiva.

La tendencia a sentir culpabilidad a la hora de compaginar la vida laboral con la maternidad es muy frecuente en nuestra sociedad. Muchas mujeres lo sufren a diario.

La maternidad es una experiencia transformadora a nivel vital. Sin embargo, puede tener un impacto muy negativo en el ámbito laboral. O así se percibe por el conjunto de la sociedad.

Sin embargo, la ciencia ofrece datos que cuestionan muy seriamente este paradigma. Muchos estudios demuestran que la maternidad positiva es una realidad a nivel laboral.

El entorno familiar donde te toca nacer (la “lotería del nacimiento”) es el factor más predictivo de cómo va a ser tu desarrollo según demuestra un estudio académico de James Heckman.

A raíz de este estudio, Marta investigó el impacto de las madres que tenían que compaginar su actividad laboral con el cuidado de sus hijos. Y su sorpresa fue que el impacto era positivo y no negativo. Por ejemplo, sobre el desarrollo del lenguaje de los pequeños.

Un estudio, realizado por Kathleen McGinn en la Universidad de Harvard, demostraba que las niñas hijas de madres trabajadoras tenían mejores perspectivas laborales que las hijas de las madres que no trabajaban fuera de casa. En los niños no se encontró esta diferencia pero sí se observó que los hijos de madres trabajadoras adquirían un rol más equitativo en la conciliación familiar con sus parejas. Te dejo este enlace al estudio.

Y es que la conciliación no es un tema que ataña a la madre de forma exclusiva sino que es un tema de familia, de pareja y de sociedad.

El poder del ejemplo es brutal con los niños. Aprenden más de lo que se hace que de lo que se dice; aprenden por imitación. De manera que, cuando los niños perciben que sus madres son felices en su trabajo y que lo viven con pasión, lejos de suponer un problema para ellos, les aporta beneficios considerables.

El mundo de hoy, y también el del futuro, necesita de un modelo de liderazgo más femenino. Y no se trata de la sempiterna “guerra de sexos” sino que hablamos de sumar cualidades diversas que nos permita abordar los problemas de una manera distinta.

si quieres descubrir el lado desconocido de la maternidad positiva en el ámbito laboral y el poder del liderazgo femenino, te invito a este café.

Será un placer acompañarte desde la Tribu “INVIVEN”. Recuerda que, si no quieres conformarte con las migajas, puedes matricularte en la formación online “INVIVEN “(Instructores de Vivencias en Positivo) que cuenta con el aval de la Universidad Europea Miguel de Cervantes.”

 

Me parece una síntesis maravillosa de mi libro y de mi propósito.

Mi propósito

Cuando descubrí los estudios científicos que demuestran los beneficios para l@s hij@s de tener una madre que trabaja dentro y fuera de casa, me propuse enseguida escribir mi libro “¿Somos malas madres?” … lo hice para ayudar a erradicar el sentimiento de culpabilidad de muchas madres, y lo hice también porque estoy convencida de que tod@s debemos colaborar, de algún modo, a configurar un nuevo paradigma en la relación entre maternidad y trabajo.

La maternidad es algo maravilloso. Una experiencia que te cambia la vida… literalmente. Cuando nace tu hij@, nace en ti una forma de amor indescriptible. Si eres madre o padre, lo sabes…  

Es curioso como uno de los momentos más extraordinarios en la vida, el de la maternidad, se pueda convertir luego en algo negativo para la carrera profesional de una mujer, como la realidad demuestra. La mayoría suscribe la frase “ser madre frena mi carrera profesional”. Y no es una imaginación… 6 de cada 10 mujeres renuncian a su carrera profesional tras ser madres, según estudios realizados por la asociación Yo no renuncio del “Club de Malas Madres” a través de 24.000 entrevistas. No sucede lo mismo con los padres, quiénes lo hacen en un porcentaje mucho menor -un 6%-.

Conciliación… ¿a quién afecta?

La realidad nos demuestra que las consecuencias de la maternidad en el trabajo penalizan a las mujeres. Solo hace falta ver las estadísticas en las organizaciones.

La conciliación… ¿a quién afecta? La conciliación de la vida profesional y familiar es un tema que afecta a la madre y al padre del bebé. Hasta hace poco tiempo, conciliación era una palabra que se asociaba exclusivamente a las mujeres -bien, tal vez en algunos entornos, todavía lo ven así-.  

La conciliación no es “un tema de mujeres”, es un tema de familia y es un tema de sociedad. Al final, no se trata de que la pareja ayude a la mujer, sino que se trata de compartir todos las tareas y las obligaciones familiares. Sin embargo, todavía no hemos llegado a esta situación de igualdad. Las estadísticas nos demuestran que la conciliación es todavía mayoritariamente femenina. El tiempo que dedica la mujer a los trabajos en casa y al cuidado de sus hijos sigue siendo superior al que dedica el hombre, incluso en situaciones en las que la mujer trae el único sueldo que entra en casa, tal y como ha demostrado un estudio de Joan García Román, investigador de la UAB.

Y la situación de confinamiento actual no ayuda en este tema. Hace unos días, me entrevistaba la periodista Alejandra Olcese para “Voz Pópuli”-junto con expertos como Juan Carlos Cubeiro y Jon Segovia- y me preguntaba mi opinión sobre el impacto que tiene el teletrabajo junto con el cuidado de l@ niñ@s en casa. Publicó un artículo interesantísimo:

puedes leerlo en el siguiente link:

     “Teletrabajar por obligación para cuidar a los hijos condena a los padres a discriminación laboral”

un tema de actualidad, sin duda, y que afecta a much@s.  

Las cosas podrían ser de otra manera. La estructuración del trabajo, de los horarios, la corresponsabilidad en la conciliación, el trabajo por objetivos, … podría hacerse mejor para no penalizar la maternidad -o la paternidad- y para evitar circunstancias injustas que se dan actualmente.

 

Por una maternidad en positivo

Va siendo hora de poner la maternidad en positivo.

Compatibilizar una carrera profesional exigente y la maternidad es posible y por ello hay que insistir en recordarlo.

Muchísimas gracias a Rosa Montaña por el potcast, estos días he recibido mensajes que me han emocionado de madres que lo han escuchado y que me comentan que les hace mucho bien conocer estos estudios y me agradecen el libro… es curioso cómo interiorizamos creencias sin plantearnos si realmente son así, sin buscar una base científica que demuestre o desmienta ese convencimiento.

Tod@s tendemos a pensar que vemos las cosas como son, que somos objetiv@s … 

Todos tendemos a pensar
que vemos las cosas como son,
que somos objetivos…
pero no es así.
Vemos el mundo, no como es,
sino como somos nosotros
-o como se nos ha condicionado
para que lo veamos-

Stephen Covey

Nos han condicionado a ver la maternidad en negativo… y hay que darle la vuelta.

Es hora de acabar con los complejos de «malas madres».

Ser madre y tener tu trabajo, tu carrera profesional es positivo para ti y para tus hij@s.

Sumas mucho más de lo que crees.

Recuerda, siempre, que 

el amor es  el motor de la vida,

lo que se hace por amor 

es siempre en positivo…

 

Si también crees en este propósito de poner la maternidad en positivo, por favor comparte este post o el podcast de Inviven y conseguir así que cada día seamos más las personas que aportamos nuestro granito de arena para conseguirlo.

Y, como mi libro tiene su propia banda sonora, hoy la canción es la primera del libro… 

aunque me hace poner triste, a mi madre le gustaba esta canción y le encantaba que mi libro tuviera banda sonora, me hace pensar en ella… va por ella y por todas las madres maravillosas, buenas y con tanto amor que hacen de la vida algo especial

 

Qué bonita la vida

que da todo de golpe…

y luego te lo quita

 

 

Puedes encontrar el libro en formato ebook en este link:     

      ebook ¿Somos malas madres? 

o en este otro link en formato papel:       

     ¿Somos malas madres? libro en papel