Hay días en los que creo que voy a morir de sobredosis de satisfacción…
Abrir el mail y encontrarme con que un artículo científico mío está entre los más leídos del último mes en su temática es una alegría enorme…
top 10
Soy consciente de que poca gente se interesa por este tipo de publicaciones, que resultan demasiado técnicas y poco fluídas para su lectura… lo sé.  Sin embargo, el hecho de conseguir publicarlo es un logro. Este artículo se publicó en la revista European Accounting and Management Review en diciembre. Un artículo científico supone un esfuerzo importante de análisis, estudio y redacción que no acaba una vez finalizado el artículo, sino que debe pasar por todavía por un proceso de validación académica que supone más trabajo y que transcurran varios meses hasta que se publica.
La satisfacción no radica solo en el resultado, sino en el esfuerzo. Para conseguir el resultado han sido necesarias muchas horas de trabajo, a veces pesado. Este es solo un pequeño ejemplo de lo que sucede con cualquier reto a cualquiera de nosotros.
El esfuerzo es el camino que nos lleva a una sensación maravillosa… ¡la satisfacción!  Y la satisfacción es un sentimiento íntimo, propio, muy personal  cuando hemos logrado algo que queríamos. Las cosas que merecen la pena no acostumbran a ser fáciles de conseguir.
Empezar cualquier proyecto requiere la valentía de dar ese primer paso. Lo más difícil es tomar la decisión de hacer algo, el resto es sencillamente perseverar… Perseverar precisa de mucha energía y no te da garantías de cómo será el resultado final… ya se verá. Lo importante para conseguir tu objetivo es no abandonar, insistir, ponerle horas para que la inspiración te encuentre trabajando. Entre querer y conseguir está ese esfuerzo, la constancia. Conseguir tus sueños no es fácil, nunca… pero sin duda es posible.
Todos tenemos sueños y cuando empieza un nuevo año más. O ¿es que tú no tienes ninguno?  Pregúntate qué haces con tus sueños.  Puedes ponerte excusas y decir que son imposibles…  o puedes escribirlos, visualizar tus metas, ponerles fechas e ir tras ellos. Solo así podrás alcanzar el éxito de hacerlos realidad.  Tu talento solo podrá salir de ti con las dos E:  el Estímulo de tus sueños y el Esfuerzo que tendrás que poner para conseguirlos.
Ya ves, a seguir empujando sueños… porque “el éxito tiene un 20% de inspiración y un 80% de transpiración“.