Leer es un riesgo..

todo lector apasionado

hace que sus lecturas predilectas

formen parte de su identidad

Alfonso Berardinelli

 
Encontré esta frase en la portada del libro de Alfonso Berardinelli paseando por la calle Mallorca, en Barcelona, y me pareció absolutamente brillante y acertada.

Sin duda, la lectura puede llegarnos a lo más profundo, hacernos vivir historias, permitirnos comprender nuevos conceptos, llevarnos más allá de la realidad o hacernos soñar. El placer de la lectura es único… desconectar del exterior, sentarte cómodamente y sumergirte en el contenido del libro y disfrutando tranquilamente, en silencio o con tu música preferida.
Y el placer va acompañado de la magia de que te hace creer, aprender. Un buen libro siempre te aporta y, por eso, tenemos la necesidad de leerlo en más de una ocasión -y algunos, tenemos también la necesidad de subrayarlo, de resumirlo y de compartirlo-.
Leo desde muy pequeña, es un hábito que heredé de mis padres, en mi casa siempre se leía… Crecí acompañada de libros, y sigo con ellos. Creo que no puede haber mejor manera de aprender y de abrir la mente.
 
Ventajas de la lectura
La revista “Muy interesante” publicaba 5 beneficios que nos ofrece la lectura, que transcribo literalmente:

“1. Leer reduce el estrés

El estrés se cree que contribuye a alrededor del 60% de todas las enfermedades. Puede aumentar los riesgos de accidente cerebrovascular (en un 50%) y enfermedades del corazón (en un 40%). Nuestro ritmo de vida hace casi imposible eliminar el estrés por completo, pero hay cosas que podemos hacer para reducir el estrés y evitar que se convierta en un grave problema de salud. Una de ellas es la lectura. Según un estudio de 2009 realizado por la Universidad de Sussex (Reino Unido), la lectura puede reducir los niveles de estrés en un 68%, incluso más que escuchar música o ir a pasear. Tan solo 6 minutos de lectura -ya sea un periódico o un libro- reducen el ritmo cardíaco y la tensión muscular.

2. Leer frena el deterioro cognitivo
A medida que envejecemos, nuestro cerebro se ralentiza, y las tareas cognitivas que nos resultaban fáciles -como recordar un nombre o el número de piso de un conocido- ya no lo son tanto. Sin embargo, según varios estudios, la lectura podría ayudar a frenar o incluso prevenir el deterioro cognitivo. Además, un estudio realizado por investigadores del Rush University Medical Center en Chicago (EE.UU.) y publicado en la revista Neurology, concluyó que la lectura y otras actividades que estimulan la mente pueden retrasar la demencia. Estos resultados apoyan los de un estudio anterior publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, que halló que los adultos mayores que leían, jugaban al ajedrez y participaban en otras actividades de desafío mental tenían 2,5 veces menos probabilidades de desarrollar alzhéimer.
3. Leer mejora el sueño
Los teléfonos inteligentes o smartphones se han convertido en nuestros compañeros de cama habituales. ¿Qué de malo hay en echar un vistazo rápido a Facebook antes de apagar las luces? Pues la ciencia nos confirma que puede causar estragos en el sueño. Un estudio de 2016 publicado en la revista Social Science & Medicine confirmó que el uso de un smartphone justo antes de acostarse está relacionado con una duración de sueño más corta y peor calidad de sueño. Esto se debe principalmente a que la luz emitida por los dispositivos reduce la producción de melatonina en el cerebro, una hormona que nos dice cuándo  dormir. 
4. Leer puede mejorar las habilidades sociales

Algunas personas ven los libros como una forma de escapar del mundo real y puede que de las personas que lo componen, pero la ciencia ha demostrado que cuando se trata de habilidades sociales, la lectura puede tener sus puntos positivos. Así, un estudio de 2013 publicado en la revista Science, por ejemplo, halló que las personas que leen ficción pueden tener una mejor “teoría de la mente”, es decir, la capacidad de entender que las creencias, deseos y pensamientos de las personas son diferentes a los suyos; esto es, tener más empatía. “Lo distintivo de los seres humanos es que hacemos intercambios sociales con otras personas -con amigos, con parejas, con niños- que no están preprogramadas por instinto. La ficción puede aumentar y a mejorar nuestra experiencia social”, explica Keith Oatley, líder del trabajo.
5. Leer nos hace más inteligentes

Muchos estudios han demostrado que la lectura puede aumentar el vocabulario de un individuo, que se ha relacionado con una mayor inteligencia. Aún mejor. Parece que cuanto más fuertes son las habilidades iniciales de lectura de una persona, más inteligente es. Un estudio de 2014 publicado en la revista Child Development determinó que los niños con mejores habilidades de lectura a la edad de 7 años obtuvieron calificaciones más altas en los tests de Cociente Intelectual que aquellos con habilidades de lectura más débiles. La lectura influye causalmente en la inteligencia.”

Aunque muchos de estos beneficios de la lectura ya los conocemos, es estimulante comprobar  que diversos estudios científicos lo demuestran empíricamente.
Lo que lees hoy, va a incidir en tu desarrollo futuro. Por tanto, sí… leer es un riesgo. Lo que lees va a influir en tu forma de pensar, en tu forma de ver las cosas, te hará descubrir nuevas visiones.
Fascinante, un sano vicio.
Los libros forman parte de mi vida. Necesito leer, me gusta leer, pero no solo eso. Salir a cenar el viernes, pasarlo genial y terminar la noche hablando sobre escribir un nuevo libro -esta vez muy bien acompañada-, al que empezaremos a dar forma muy pronto, para tratar sobre un tema en el que los dos podemos aportar nuestra visión particular desde nuestra propia experiencia… ¿Puede haber un modo más bonito de compartir? Seguro que no.
Y termino el fin de semana con nuevos libros para leer -los de este día de Sant Jordi tan especial-, y acabando la última revisión de mi tercer libro, feliz de pensar que estará ya en papel a la vuelta de vacaciones de verano.
Definitivamente, los libros están en mi vida
y, si, me gusta leer
.

 
Feliz día del libro.