Estamos en una nueva era. Solo hace falta mirar alrededor con un poco de atención para ver cómo está cambiando todo, sabiendo, además, que los cambios se van a producir cada vez de forma más rápida.
En el marco del Foro Económico de Davos, el World Economic Forum 2016, se presentó el informe “The future of Jobs“, en el cual se exponen unas previsiones realmente duras sobre el futuro del trabajo: concluye que la digitalización de la industria puede suponer la desaparición de más de 7 millones de empleos para el año 2020 (básicamente puestos de trabajo administrativos, en actividades productivas y manufactureras y en el ámbito de la construcción y extracción). En ese período,también se crearán nuevos empleos: alrededor de 2 millones de puestos de trabajo, la mayoría relacionados con las nuevas capacidades y habilidades digitales.
Las opiniones que nos llegan desde otros ámbitos, como la del profesor Yuval Harari, prestigioso historiador de la Universidad Hebrea de Jerusalén, también vaticinan un futuro profesional complicado. El profesor Harari afirma que “…en 40 años el 90% de los ciudadanos no tendrá trabajo. No porque no lo encuentre sino porque dejaremos de ser útiles.”
Se estima que el 65% de los alumnos de educación Primaria trabajarán en empleos que no existen en la actualidad. Se trata de un proceso que ya se ha iniciado y que se desarrollará en varias etapas en los próximos años.
En este entorno en constante cambio, es importante que seas consciente de que tú eres el responsable de tu futuro profesional. Es necesario aceptar la propia responsabilidad de iniciativa en una sociedad en la que prima la inestabilidad, la movilidad, la conectividad, la rapidez y el cambio constante.

Tomar la iniciativa no significa ser insistente, molesto o agresivo.
Significa reconocer nuestra responsabilidad de hacer que las cosas sucedan.
Stephen Covey

 
Para tener éxito en tu vida (y tener éxito lo puedes definir como prefieras, para mí personalmente el éxito es estar dónde quieres estar) vas a necesitar entrenar la habilidad emprendedora. Vas a tener que definir cuál es tu proyecto y trabajar para impulsarlo.
 
La habilidad emprendedora
La habilidad emprendedora se ha demostrado necesaria. Por ello, cuando el Parlamento Europeo definió las competencias clave en Educación en 2006, introdujo la competencia emprendedora. Las actuales competencias en educación en la Unión Europea son:

  • comunicación en la lengua materna;
  • comunicación en lenguas extranjeras;
  • competencia matemática y competencias básicas en ciencia y tecnología;
  • competencia digital;
  • aprender a aprender;
  • competencias sociales y cívicas;
  • sentido de la iniciativa y espíritu emprendedor, y
  • conciencia y expresión culturales.

El Parlamento Europeo define la competencia emprendedora como la habilidad de la persona para transformar las ideas en actos. Es una habilidad que está relacionada con la creatividad, la iniciativa, la asunción de riesgos y el trabajo en equipo, así como con la capacidad de planificar y gestionar proyectos con el fin de alcanzar objetivos.
Aunque la palabra emprender esté ahora de moda, no es nueva. La actitud emprendedora siempre ha existido… por eso la humanidad ha evolucionado a lo largo de su historia.
Nacemos con actitud emprendedora, se trata de no apagarla. Y este es un reto enorme, al que debemos aspirar. Los niños son emprendedores por naturaleza, se atreven a intentar cualquier cosa. ¿Has oído alguna vez a un niño decir que no puede hacer algo? Los niños no acostumbran a ponerse límites. Si hablas con un niño o una niña al que le gusta la luna, te dice que será astronauta… es lógico, ¿no? En un adulto todo es más complicado.
Entrena tu habilidad emprendedora
El principal impulsor de tu habilidad emprendedora vas a tener que ser tú. Por ello, es importante tener en cuenta una serie de pautas básicas para emprender con éxito:

  • dedícate a algo que te apasione, sigue las pautas de Ken Robinson
  • define tu propio proyecto
  • recuerda que es imprescindible tener auto-confianza, ya sabes: “enamórate de ti
  • vas a tener que trabajar en la cultura de esfuerzo, porque para ser buen@ en un ámbito es necesario que hayas trabajado en ciclos de las famosas 10.000 horas de “práctica deliberada”  (“Se busca talento: 5 claves para encontrarlo“)
  • y no puedes olvidar nunca que vivimos en un mundo interconectado, vas a tener que trabajar en equipo y colaborar con otr@s profesionales, sol@ no llegarás a ninguna parte.

Solo vas a desarrollar la habilidad emprendedora si la entrenas. Las habilidades se adquieren con la práctica. El entrenamiento solo puedes hacerlo tú. “Se juega como se entrena” es la máxima repetida en el deporte. Así que, ya sabes, para desarrollar tu habilidad emprendedora, es necesario entrenarla, porque la improvisación no funciona con las habilidades.
En este mundo VUCA (volátil, incierto, complejo y ambiguo) ya no sirve simplemente memorizar conceptos. Para aprender, algo hay que ir más allá de la memorización. Después de conocer el marco teórico –algo que es necesario, que constituye el imprescindible primer paso-, se trata de ponerlo en práctica. En el momento en que lo aplicas, es cuando realmente lo has aprendido.
En la medida en que entrenas una habilidad, eres capaz de desarrollarla de forma automática, sin pensar en ella.
 
Conferencia “Muscular el talento emprendedor”
El día 26 de febrero tuve el placer de participar en las Jornadas Técnicas del Institut de l’Ebre, dando la conferencia de cierre de las mismas, bajo el título “Muscular el talento emprendedor”.
.
Es importante para tod@s desarrollar la habilidad emprendedora, pero sin duda es entre l@s jóvenes donde cobra una mayor importancia.
Hablamos sobre este mundo que ha cambiado y que cambiará todavía más, para abordar cómo entra en juego la habilidad emprendedora para desarrollar el proyecto de cada persona.




Gracias al Insitut de l’Ebre por ofrecerme la oportunidad de compartir ese tiempo con sus alumn@s, por permitirme hablar de la necesidad de entrenar la habilidad emprendedora, por poder tener un diálogo tan interesante con tod@ y por transmitirme tanta energía positiva… disfruté muchísimo hablando de la inteligencia emprendedora con l@s alumn@, lo mejor de la jornada fue, sin duda, tener un público con el que mantener un diálogo proactivo sobre un tema de actualidad que nos afecta a tod@s.
Nos volvemos a ver en la próxima edición de estas interesantísimas jornadas… muchas gracias a tod@s l@s asistentes, a la dirección del centro, a Pilar, a Armand y a Marga por invitarme, por ser un@s magnífic@s anfitriones y por su apoyo a la causa emprendedora.